¿Qué son las Grasas Hidrogenadas?

El término grasas hidrogenadas lo podemos encontrar listado en los ingredientes de alimentos como la margarina, galletas, pasteles, comidas congeladas, fritos y muchos otros alimentos de la vida cotidiana.

Las grasas hidrogenadas son grasas artificial más insalubres que cualquier otra. El valor calórico de esta grasa es el mismo que el de la grasa de que procede, pero lo que marca una gran diferencia es el efecto que tiene sobre el organismo.

Las grasas saturadas generalmente de origen animal son más perjudiciales para la salud por que taponan las arterias y provocan enfermedades del corazón. Las grasas mono-insaturadas y las poli-insaturadas son las más saludables. El término grasa saturada significa grasa donde la molécula no puede contener más átomos de hidrógeno. Grasa mono-insaturada se refiere a la mólecula de la grasa que tiene hueco para un átomo de hidrógeno más, mientras que la moécula de grasa poli-insaturada puede aceptar más de un átomo de hidrógreno. La grasa hidrogena no es técnicamente una grasa saturada por lo que parece “bueno” en el etiquetado nutricional de un alimento pero es en realidad una grasa vegetal que ha sido atiborrada de átomos de hidrógeno para que se comporte como una grasa saturada.




El hidrógeno hace que la grasa se endurezca que es la razón por la que se pega a las arterias y por la que se mantiene sólida a temperatura ambiental. Las grasas mono y poli insaturadas son generalmente aceites.

Margarina

Muchos alimentos se venden como bajos en grasa pero están llenos de ingredientes hidrogenados y extra de azúcar.

La hidrogenación es un proceso en el cual aceites vegetales comunes son químicamente alterados para que se endurezcan y no se derritan en tu mano.

¿Cuales son la consecuencias de crear grasas hidrogenadas?

  • El punto de fusión del aceite se eleva, lo que provoca que muchos aceites se conviertan en sólidos.
  • El periodo de validez de los alimentos se incrementa, puesto que la grasa hidrogenada es menos susceptible a degradarse con el tiempo. (Ni las bacterias lo quieren)
  • Todo el valor nutricional del aceite original se pierde.
  • El aceite previo natural se convierte basicamente en un artificial, perjudicial y relativamente indigestible “plástico”.
  • Los tejidos formados por las grasas hidrogenadas no pueden funcionar correctamente puesto que miles de enzimas son incapaces de unirse a ellas provocando un foco de enfermedades.

A pesar de las claras evidencias aportadas por innumerables investigadores de los efectos perjudiciales para la salud de las grasas hidrogenadas actualmente estas grasas artificiales se utilizan comúnmente en la industria alimentaria y son uno de los mayores contribuyentes a la decadencia de la salud.

La mejor manera de evitar grasas hidrogenadas es no comer, siempre que sea posible, alimentos que las contengan.

 

Deja un comentario