Anoxia: Síntomas y como prevenirlo.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

La anoxia es la falta casi total de oxígeno en la sangre o en tejidos corporales, según el diccionario de la Real Academia Española.

¿Qué significa para un ser humano la insuficiencia de oxígeno? Puede significar la muerte o daños graves que comprometerán su salud por el resto de su vida. La atención médica a tiempo es crucial para evitar consecuencias perjudiciales.

anoxia

Tipos de anoxia

La anoxia puede tener su origen en enfermedades, accidentes, reacciones del organismo a elementos externos y factores ambientales. Según la causa que origine la falta de oxígeno, los tipos son los siguientes:

  • La anoxia histotóxica: es provocada cuando la persona es afectada por la acción de toxinas, venenos o gases tóxicos, como el monóxido de carbono. El cuerpo se verá impedido de aprovechar el oxígeno y su nivel disminuirá en la sangre y tejidos.
  • Anoxia anóxica: Si el oxígeno escasea, como en un lugar de mucha altitud, puede aparecer la anoxia anóxica. El organismo no podrá disponer de suficiente oxígeno para funcionar de manera correcta. Otras causas son enfermedades como neumonía y asma, y obstrucciones respiratorias ocasionadas por estrangulamiento, ahogamiento o atragantamiento.
  • Anoxia por estenosis: Este tipo de anoxia la sangre, y por lo tanto el oxígeno, no es capaz de llegar a los tejidos debido a problemas cardiovasculares, como la insuficiencia cardíaca, infarto al miocardio o un accidente cerebrovascular.
  • Anoxia anémica: es causada por problemas de la hemoglobina de la sangre debido a hemorragias, anemias o envenenamientos que alteran su funcionamiento. Si la hemoglobina desciende o está alterada, no será capaz de cumplir con su función de transportar el oxígeno a todo el organismo.
  • Anoxia fetal: es la falta de oxígeno que afecta al feto antes o durante el nacimiento. Las causas son diversas: hemorragia, hipertensión, reacción a la anestesia, parto prematuro, desprendimiento de la placenta, cordón umbilical alrededor del cuello, cardiopatía congénita, entre otras. Las consecuencias para el feto o neonato pueden ser fatales. La falta de oxígeno hace que fallen el sistema respiratorio y cardiovascular, provocando lesiones cerebrales que conllevan la muerte o lesiones como la parálisis cerebral.

Anoxia cerebral:

El cerebro requiere 20% del total de oxígeno que ingresa al cuerpo humano. Es una porción considerable que hace vital que el flujo sanguíneo se mantenga sin obstáculos alimentando este órgano, y obliga a estar atentos ante cualquier indicio de problema.

 Los tipos de anoxia que hemos visto, pueden trastornar, total o parcialmente, el paso del oxígeno a través de la sangre a los tejidos cerebrales. Si ocurre, se producirá anoxia cerebral, una carencia de oxígeno cuyas consecuencias pueden ser la muerte o daños cerebrales graves y permanentes.

La atención médica debe ser urgente al producirse un paro cardíaco o respiratorio, ya que bastan apenas cuatro o cinco minutos sin oxígeno para que comiencen a dañarse las células cerebrales. En este caso, se presentan síntomas de extrema gravedad, tales como la falta de respiración, inconsciencia y nula respuesta de la pupila a la luz.

El tiempo que pasa el cerebro sin su combustible para operar, determina la gravedad de la lesión: será peor cuánto más tiempo permanezca el cerebro sin oxígeno. Otros factores que influyen en la gravedad de la lesión son la edad del paciente, sus antecedentes médicos y cuán complicada fue la maniobra de resucitación que se le aplicó.

Síntomas de la anoxia

La falta de oxigenación se manifiesta también con síntomas menos graves, pero que son de importancia y deben ser atendidos para preservar la salud.

El paciente debe acudir a una sala de urgencias o un consultorio médico, cuando presente síntomas como los siguientes:

  • Problemas para prestar atención
  • Dificultades de aprendizaje
  • Pérdida temporal de memoria
  • Desorientación
  • Estados de vigilia sin respuesta
  • Incapacidad de responder ante estímulos del entorno
  • Problemas de coordinación de los movimientos del cuerpo
  • Debilidad en miembros superiores e inferiores
  • Temblores

Los médicos realizarán la evaluación clínica del paciente para hacer el diagnóstico. Una vez completados la historia médica, la descripción de los síntomas que haga el paciente o familiar, y el examen físico, indicarán pruebas o análisis para establecer cuál es el origen de la anoxia. Los resultados señalarán cómo proceder para corregir o aliviar el problema.

Entre las pruebas necesarias, están:

  • Análisis sanguíneos, incluyendo el de saturación arterial de oxígeno que muestra el nivel de oxígeno en la sangre.
  • Electrocardiograma y ecocardiograma, mostrarán el estado del corazón.
  • Resonancia magnética y tomografía axial computarizada de la cabeza, establecerán el grado de las lesiones que se hayan producido en el cerebro.

Tratamiento de la anoxia

Cuando se presenta la falta de oxígeno, no hay tiempo que perder. Ante ausencia total de oxígeno por varios minutos, los primeros auxilios son urgentes para lograr la reanimación cardiopulmonar y estabilizar al paciente.

El tratamiento apuntará a la causa de la anoxia para restablecer lo antes posible el flujo de oxígeno al cerebro, y evitar daños permanentes. Se podrán aplicar medicamentos para controlar la presión arterial, el ritmo y la frecuencia cardíaca, y las convulsiones. Asimismo, el paciente podrá recibir transfusiones de sangre. Para garantizar la entrada de oxígeno a su organismo, mientras se estabiliza, tendrá que contar con respiración asistida.

La recuperación del paciente incluye su atención en la Unidad de Cuidados Intensivos. Si la ausencia de oxígeno ocurrió durante un período breve, la recuperación puede ser total. Si fue más larga y ocasionó daño cerebral, el paciente puede quedar en estado vegetativo, o con lesiones motoras y cognitivas irreversibles.

Existen episodios de anoxia que son difíciles de prevenir, como los ocasionados por accidentes, como un atragantamiento, o por reacciones a la falta de oxígeno en alturas si no hay antecedentes. Los derivados de enfermedades respiratorias y cardiovasculares se previenen controlándolas, o llevando una vida sana que evite su desarrollo.

El riesgo para la vida que representa la anoxia es demasiado alto, por lo que debe ser considerada como una emergencia. La actuación rápida ante la detección de los síntomas, hace la diferencia entre la muerte, las lesiones irreversibles y la salvación sin consecuencias graves.

Deja un comentario