¿Sabias que la cafeína ayuda a recargar los músculos?

La resistencia física, especialmente en deportes de más de 60 minutos de duración, y el rendimiento en ejercicios cortos e intensos, se relaciona con los depósitos musculares de glucógeno.

Durante el ejercicio se quema principalmente glucógeno y ácidos grasos. El glucógeno es la forma primordial de acumular carbohidratos en los animales, se encuentra en proporción mayor en el hígado (hasta un 6%) y en el músculo, donde no suele exceder el 1%. No obstante, dada su mayor masa, el músculo almacena entre tres y cuatro veces la cantidad de glucógeno que tiene el hígado como reserva. El glucógeno es la principal forma que tiene nuestro organismo de acumular energía. Es un polisacárido de reserva energética formado por cadenas ramificadas de glucosa. Se podría decir que es la gasolina de nuestro cuerpo.

Es imprescindible aumentar el consumo de hidratos de carbono para ayudar a la recuperación del glucógeno muscular que se consume durante el ejercicio. Se aconseja a todos los deportistas que los hidratos de carbono aporten al menos el 55% de la energía de la dieta y para deportistas con alto gasto energético es recomendable que proporcionen hasta un 70% de las calorías.

El glucógeno es la principal fuente de energía durante el ejercicio y se repone más rápido cuando los deportistas ingieren ambos, hidratos de carbono y cafeína, posterior a un entrenamiento intensivo. Según un reciente estudio publicado por la revista Journal of Applied PhysiologyHigh rates of muscle glycogen resynthesis after exhaustive exercise when carbohydrate is co-ingested with caffeine los deportistas que ingirieron cafeína junto con hidratos de carbono tenian un 66% más cantidad de glucógeno en sus músculos cuatro horas después de haber terminado un ejercicio intenso de alto consumo de glucógeno comparado a cuando sólo consumieron carbohidratos.

Coca Cola

Sin embargo, puesto que la cafeína es un estimulante del sistema nervioso posee potencialmente efectos negativos como perturbar el sueño y causar temblores. Lo ideal es determinar para cada persona la cantidad mínima necesaria para conseguir el mismo objetivo. Es decir, los excesos pueden ser perjudiciales.

 

Deja un comentario